AGRICULTURA URBANA- COMIDA HECHA EN CASA- 5 PASOS A SEGUIR

Con los precios de los alimentos frescos subiendo todos los días, no tanto porque los campesinos están subiendo los precios, sino porque los intermediarios usan todos los mecanismos psicológicos, como la pandemia, para elevar los precios y dar la sensación de escasez, muchas personas y familias se encuentran en la situación de no tener suficientes alimentos. Tenemos en Colombia el ejemplo de los productores de papa, a quienes se les están pagando precios ridículos por el bulto de papa, mientras, cuando vamos al supermercado, la papa está cuatro y hasta cinco veces el precio del que le pagan al productor. Desafortunadamente, no podemos hacer nada porque el Estado no tiene políticas agrarias que favorezcan al productor. Incluso, en esta situación en la que hay una sobreproducción de papa debido a la caída del consumo por cierre de escuelas, restaurantes, hoteles, etc., el Estado sigue permitiendo la importación de papa a costa de los productores nacionales. Esto, a largo plazo va a llevar a que la producción nacional va a empezar a caer, porque, ¿si no puedo vender mi producto a un precio justo, para que voy a invertir en producirlo? Esto puede llevar al país a la inseguridad alimentaria y una verdadera escasez de alimentos.

Este es un solo ejemplo de lo que ocurre en el agro colombiano y de muchos países, la destrucción de la producción propia de alimentos para empezar a depender de la producción de otros países. Cuando nuestros campesinos se cansen de esta situación y dejen de producir alimentos y se cambien a otros cultivos como la caña (nadie vive solo de azúcar), sacha inta, coca y otros cultivos no alimentarios, los precios de los alimentos van a subir muy por encima de la capacidad de la población para pagarlos. Esto se llama inseguridad alimentaria.

Pero es posible evitar esto si aprendemos a cultivar al menos parte de nuestros alimentos. Incluso podemos usar pequeños espacios como balcones para sembrar algo de comida que nos permita ahorrar parte de nuestro presupuesto para alimentos y también nos permita comprar más de lo que no podemos producir. Y si tenemos un patio, incluso podemos producir proteínas como el huevo y pollos, así sean pocos.

Cuando pensamos en producir alimentos dentro de nuestros hogares, lo primero que debemos pensar es que vamos a producir. Debemos tener muy en cuenta el clima donde nos encontramos. Esto es muy importante porque si escogemos plantas que no se adaptan al clima en que vivimos, va ser muy difícil que sean productiva. Por ejemplo, si donde vivo es muy caliente y quiero sembrar lechugas, tengo que escoger variedades que crezcan y se desarrollen bien en clima caliente. Es más fácil escoger la planta apta para cada clima, que cambiar las condiciones del clima para que la planta prospere.

Otra cosa importante es escoger plantas que realmente nos gusten. Si no me gusta la berenjena, ¿para qué sembrarla? No la voy a consumir. Pero si vivo en clima caliente y me encantan los tomates, pues adelante, siembre tomates. Si le sobran, siempre los puede conservar secos, cocinarlos y volverlos pasta de tomate o los puede vender o cambiar por otros alimentos. Además, podemos ir escogiendo las semillas de los tomates que mejor se adaptan a nuestro medio y las podemos recolectar para la próxima siembra y de esta forma se ahorra en la compra de semilla, además que cada vez se va a conseguir plantas más adaptadas al medio donde vivimos.

La siguiente pregunta a responder es, ¿en donde voy a sembrar?  Esta pregunta es muy importante porque hay que ver el espacio del que se dispone para sembrar. Si solo tengo un balconcito, puedo usar cajones, recipientes plástico reciclados como botellas de gaseosas o materas de barro. Incluso, el tamaño de los recipientes depende del espacio disponible. Además, podemos usar el espacio vertical, haciendo algún tipo de enrejado para permitir el crecimiento de plantas tipo enredaderas como las habichuelas, pepinos, melones, tomates, etc. Esto nos incrementa el espacio de producción.

Si tengo un espacio mayor, puedo incluso sembrar arboles frutales pequeños como el limón, la granada, la guayaba, el higo, etc., o si el patio es mayor, incluso puedo sembrar árboles más grandes como el aguacate o mango, los cuales se pueden mantener podados para que no sean demasiado grandes y creen sombra donde no pueden crecer otras plantas.

Con respecto al espacio del que se dispone, también hay que tener en cuenta si es soleado o si siempre está a la sombra. Si tengo un balcón o patio que siempre está soleado, tengo que escoger plantas que toleren bien el sol. Pero si mi espacio es muy sombreado porque hay un árbol grande que tapa el sol o un muro que no deja entrar mucho sol, debo escoger plantas que crezcan bien a la sombra. Incluso puedo tener un espacio donde en partes le da mucho sol y otras donde solo hay sombra, por lo que tengo que escoger que plantas van en cada sitio. Esto requiere que sepamos cuales son las condiciones de crecimiento de cada planta que vamos a sembrar.

Luego de definir mi clima, plantas que me gustan, donde las voy a plantar, debemos ver el grado de fertilidad del sustrato donde se van a sembrar las plantas. Si se siembran en contenedores, podemos comprar tierra de buena calidad, la cual podemos seguir fertilizando luego de cada cosecha. Si tenemos un jardín o patio con parte en tierra, también es importante asegurarse que esta tierra es suficientemente fértil para obtener una producción adecuada.

Una forma de asegurar la fertilidad de la tierra, es creando un lombricultivo en algún rincón del balcón o jardín. Podemos usar los deshechos de la cocina y recortes de plantas para alimentarlas y crear tierra muy fértil.

Otro factor importante, ante una situación de inseguridad alimentaria, es que debemos escoger entre las plantas que nos gustan, las de mayor producción posible, en el menor espacio para obtener la mayor cosecha posible dentro de nuestro espacio limitado.

Antes de iniciar el proceso de siembra de cualquiera de las plantas que queremos sembrar, debemos investigar como es el proceso de siembra, requerimientos de sol, tolerancia a la sombra, requerimiento de agua, requerimiento de nutrientes, aunque, con el humus de lombriz, se obtienen casi todos los nutrientes requeridos, cuando y como se cosecha y por último, pero no menos importante, como podemos conservar esos alimentos que hemos plantado para que no perdamos nuestro esfuerzo.

Palabras clave: agricultura urbana, seguridad alimentaria, como sembrar en casa, pasos para sembrar alimentos en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.